21 ene. 2011

Gestació del nou hospital La Fe, en el context de la Sanitat Valenciana

CARTELERA TURIA. Cartas a Spectra

EL HOSPITAL MÁS GRANDE DE EUROPA

14-01-2011

En el año 2001 —tras una orquestada campaña sobre lo viejo y obsoleto que estaba el hospital La Fe ubicado en la Avenida de Campanar de Valencia— la Conselleria de Sanitat anuncia su decisión de construir un nuevo hospital La Fe que sustituyera al actual. Pero, ¿por qué un hospital que sustituya y no uno que complemente? Se decide ubicarlo en el barrio de Malilla y se publicita como el hospital más grande de Europa. Pero, ¿para qué tan grande si cuenta con 200 camas menos y su cartera de servicios es la misma que en La Fe actual?
Con el anuncio de la construcción de la nueva Fe, comienza a desarrollarse “un cambio cultural en la organización” que quedará plasmado en el Plan Estratégico de la Conselleria de Sanitat. Los efectos de ese “cambio cultural” los vamos notando, paulatinamente, en nuestro hospital cuando se van privatizando diferentes servicios (externalización lo llaman ahora): cocinas, lavadero, mantenimiento, archivos de historias clínicas, se ceden espacios para empresas privadas como el caso de Eresa y su Resonancia Magnética, el Centro de Investigación va siendo absorbido progresivamente por el Instituto de Investigación Sanitaria Fundación La Fe, la creación de un nuevo departamento de salud de gestión privada, L’Horta-Manises, que asume seis centros de salud (con sus respectivos centros auxiliares) que antes pertenecían al departamento 7, a los que se suma también (desde mayo de este año) la zona básica de salud de Mislata. Se va allanando el camino para ir desintegrando poco a poco el departamento 7. De hecho ahora se llama departamento Valencia La Fe.
Actualmente, el 30% de la sanidad pública valenciana ya está privatizada. El proceso es lento pero demoledor, se trata de desmontar el sistema público sanitario, fragmentarlo para privatizar todo lo rentable e imponer en los servicios sanitarios públicos la gestión empresarial, es decir, objetivos de ahorro y rentabilidad económica. Pero, ¿a beneficio de quién? Debemos ser conscientes que con nuestros impuestos estamos pagando una sanidad que debe ser pública y en la que, sin embargo, empresas privadas obtienen beneficios y reparten pérdidas. Cogen lo mejor del negocio privado: lo que no es rentable no lo hacen, tienen la clientela asegurada y el pago por anticipado. Por ello, a pesar de la crisis, la iniciativa privada en el sector sanitario no deja de crecer. La maquinaria de marketing creada para extender el modelo está bien engrasada, la revista de Sanitat Salut i Força se encarga cada mes de cantar las excelencias de las gestiones privadas.
Aunque la gestión del nuevo hospital La Fe, dicen, que va a ser pública, los sectores que, ya en parte, están privatizados, se privatizarán totalmente (cocina, archivos, mantenimiento, centro de investigación, etc., sin olvidar el parking). Gestionar un hospital de referencia como La Fe no es rentable. Se privatizan, por medio de concesiones administrativas, hospitales secundarios de tamaño medio (Manises, Alzira, Denia, Torrevieja...) que siempre pueden recurrir a los públicos cuando no pueden o no quieren ocuparse de ciertos procesos o pacientes si los costes de éstos son elevados. De esta manera, la rentabilidad de las concesiones administrativas está asegurada y los beneficios para la empresa privada (Ribera Salud) que las gestione también.
El jefe del PP, Mariano Rajoy, ya ha dicho abiertamente que privatizará la sanidad, si llega a gobernar. Sus barones valencianos pretenden hacernos creer que defienden la sanidad pública, sin embargo, la van privatizando a trocitos.

Marina Daud Picó (València)


http://www.casmadrid.org/index.php?idsecc=noticias&id=2352&titulo=NOTICIAS