21 may. 2011

…. y los niños primero

Soy un valenciano desengañado, no de ser valenciano, ya que ejerzo como tal con especial satisfacción, desengañado de la actitud y falta de aptitud de aquellos que están ejerciendo el gobierno de nuestra Comunitat.

Hasta aquí hemos visto la degradación de la vida pública valenciana, unos gobernantes y sus declaraciones que llevan en los titulares de la prensa nacional más de un año, ya han conseguido sobrepasar en "popularidad" a la Pantoja o a Cristiano Ronaldo, ejemplo de mal gusto y "cutrez".

Pero lo que en estos momentos es la guinda que corona ese pastel de ineptitud, que después de 16 años ha alcanzado los límites de lo insoportable, es la indiferencia con la que se está actuando desde la Conselleria de Sanidad respecto a lo más entrañable y querido que tenemos, los niños, que en lo que a condiciones y servicios desde que inicio su actividad el Hospital Universitario y Politécnico La Fe- Malilla ha pasado a ser el peor de toda España, y no lo digo por la excelente calidad y dedicación de sus profesionales que es de dominio público.

Sin proponérmelo sé que voy a repetir las denuncias de otras personas, pero eso solo indica que los motivos están ahí para su comprobación, por ejemplo, no se puede consentir que los niños,

sea cual fuere su edad, por la ubicación de las salas de espera a quirófanos o a urgencias, vean desfilar ante sus ojos los casos más sangrantes e impactantes que se pueda imaginar, e incluso la muerte, esos niños no son solo nuestros hijos, nietos o sobrinos, además son el futuro de esta tierra.

La pediatría es una especialidad , en lo que se refiere a la edad de sus pacientes, los más pequeños, los más indefensos, cualquier


actividad o falta de ella que pueda afectarles negativamente es un crimen imperdonable, por eso ha de tener un tratamiento especifico, suficiente y diferenciado, incluso en cuanto a espacio físico donde ejercerlo, y jamás estar mezclado con otros servicios para adultos, o como aquí sucede estar dividida en secciones separadas entre sí por lo que a los niños les parecen kilómetros de pasillos tristes, hostiles e interminables.

Si teníamos un buen servicio con los mismos profesionales en la Fe-Campanar, ¿que hizo creer a unos políticos, sin formación alguna en la materia, que iban a mejorar o al menos mantener ese servicio en unas nuevas instalaciones? sin consultar con esos mismos profesionales, cosa que no hicieron, que son los únicos que pueden detallar las condiciones para una calidad optima de servicio

Pero aquí y ahora se trata de los niños, de nuestros niños y exigimos porque no lo tenemos un Hospital Infantil que sea independiente, moderno y bien dotado con los mejores servicios que se puedan conseguir, y eso ¡YA!

Unos edificios faraónicos y desastrosamente organizados que solo han servido para incrementar la deuda y para que el President se auto cuelgue otra medalla en alguno de sus impolutos trajes, cuando ya se disponían de servicios de reconocido prestigio y nivel, no es lo que los valencianos nos merecemos.

Enrique Climent Laguarda.

*Abusos Urbanísticos ¡NO!

Levante EMV Opinión 21/05/2011

19 may. 2011

Hoy, a las 13:30h, concentración en La Fe (Malilla)


¡Niños! ... Algo va mal en la Nueva Fe


La falta de memoria nos condena a repetir la historia.


1) El Hospital Infantil ha sido difuminado en la inmensidad de los pasillos del Hospital Universitario y Politécnico La Fe. Y el personal dedicado al cuidado del niño ha sido dispersado.

Resultado:

- entorpecimiento de la atención.

- malestar de los profesionales.

- desorientación e impotencia de aquellos a los que atendemos.


2) La estructura física y organizativa no está centrada en el niño y no hace sino reflejar un modelo caduco de atención al niño:

- entrecruzamiento de niños y adultos desde que entran al hospital: consultas externas, hemodiálisis, hospital de día, ingreso desde urgencias…


3) Áreas y personal sanitario polivalentes:

- desprecio a la especialización que el avance del conocimiento y la modernización de la sociedad han hecho imprescindible.


4) La uniformidad de continente y contenido no responde a la diversidad de necesidades de los enfermos, en especial de los niños. El niño y su familia necesitan espacios propios, específicamente adaptados y próximos, merecen personal especializado, y desean continuidad de la atención que reciben.


5) La pérdida de estilos de atención, entornos específicos adaptados, espacios físicos, canales de participación y comunicación han generado indignación, incomprensión y la necesidad de reaccionar por responsabilidad ética ante la sociedad en general y los niños en particular.


6) El hospital no ha cubierto las expectativas que pudieron crearse cuando constatamos que:

- Los niños ven entrar accidentados mientras esperan a ser atendidos en urgencias.

- Comparten ascensor con adultos y ancianos enfermos.

- Realizan largos viajes dentro del hospital para ser tratados o estudiados.

- Las madres de los recién nacidos ingresados no pueden practicar el método canguro por falta de espacio.

- Los largos pasillos de hospitalización dificultan la supervisión de los niños y la respuesta del personal.

- La atención en consultas externas no la puede dar el equipo formado por el pediatra, la enfermera y la auxiliar.

- El niño trasplantado no puede ver más que al familiar que le acompaña en la habitación.

- La organización funcional asimila los especialistas de niños a los servicios de adultos.


Dinos qué has constatado que te haga pensar que necesitamos un Hospital Infantil de hecho y no de nombre.


ASOCIACIÓN EN DEFENSA DEL HOSPITAL INFANTIL LA FE-ADEHI-

http://adehi.blogspot.com/

18 may. 2011

OTRA PROTESTA

Muchas gracias por enviar esta información. Desgraciadamente ya hemos comprobado la realidad de la nueva Fé.

La única solución sería aprovechar ahora la Fé antigua para hacer un verdadero Hospital Infantil. Los pacientes se lo merecen, y me consta que los profesionales del Hospital Infantil, también merecen dejarlos trabajar, al menos como antes, porque además de profesionalidad médica tienen un sentido humano que ayuda inmensamente al niño y a la familia.

Saludos

S.V.

Gerente de ALCER TURIA

Protestas del personal de pediatría de La Fe

El malestar reactiva las protestas del personal de pediatría de La Fe

La Asociación en Defensa del Infantil convoca una concentración para mañana

JAIME PRATS / PABLO FERRI - Valencia - 18/05/2011

El pasado mes de diciembre se celebró la última concentración a las puertas del antiguo hospital infantil La Fe en Campanar en defensa del concepto de hospital pediátrico que, advertían, quedaría diluido con el traslado y su inserción en el macrohospital de Malilla.

Cuatro meses más tarde, los pronósticos se han cumplido, a juicio de la Asociación en Defensa del Hospital Infantil La Fe (Adehi). Esta entidad, integrada por profesionales del antiguo pabellón pediátrico, ha convocado para mañana a las 13.30 una protesta en la puerta principal del hospital, la primera que se celebrará en el nuevo centro de Malilla, para denunciar los problemas de la atención relacionados con la dispersión de los servicios, las distancias, la falta de separación adecuada entre pacientes adultos y pediátricos o los incidentes organizativos derivados del control que están tomando buena parte de las jefaturas de servicio de adultos sobre la atención pediátrica. Todo ello, sostienen, está afectando a la calidad de la atención.

El malestar es tal que los responsables de las áreas de cirugía pediátrica han amenazado con dimitir si no se resuelven estas cuestiones. Estos especialistas, y los responsables de Oftalmología Infantil, Cirugía Pediátrica, Maxilofacial y Plástica, Ortopedia, Otorrinolaringología, Anestesia, Urología y Neurocirugía, insisten en la idea de que el antiguo hospital pediátrico y su autonomía de gestión "se ha difuminado" tras su absorción por el edificio de Malilla, lo que pone en riesgo la asistencia especializada a los menores. La subordinación de los servicios pediátricos a las jefaturas de servicio de adultos ha derivado, según denuncian profesionales del centro, en la priorización de las especialidades adultas respecto a las pediátricas. Existen dos coordinadores pediátricos (los máximos responsables de la atención infantil) pero las mismas fuentes indican que muchas veces se ven sobrepasados por los jefes de servicio del hospital general. La dirección del hospital salió el lunes al paso de esta polémica e indicó que no va más allá de enfrentamientos personales y que está en vías de resolución.

Al margen de las tensiones derivadas de la nueva organización de la estructura asistencial, la Asociación en Defensa del Infantil insiste en los problemas funcionales provocados por el diseño del centro. Por ejemplo las urgencias, en las que la entrada es compartida entre adultos y niños, por lo que "la sala de espera acristalada constituye una pequeña grada desde la que se es testigo accidental del ir y venir de pacientes adultos enfermos". Los espacios interiores "no son más acogedores que los de cualquier consulta funcional, polivalente, aséptica y privada de intimidad. Hemos perdido el juguete, el mural dibujado, el color...", añade esta entidad, presidida por la nefróloga Isabel Zamora, en un escrito que se puede consultar en la página web http://adehi.blogspot.com/ titulado Niños, algo va mal... en la nueva Fe.

El documento censura también, entre otros aspectos, la ubicación de la hospitalización pediátrica -"las salas están constituidas por un largo pasillo de 95 metros con habitaciones individuales a ambos lados"- o la "reducción" de camas quirúrgicas, que es "una bomba de relojería".

El responsable de sanidad del PSPV, José Mayans, se reunió ayer con responsables de la asociación, a los que les transmitió su apoyo en la idea de contar con un hospital infantil estructural y funcionalmente independiente.

http://adehi.blogspot.com/

ELPAIS.COM

17 may. 2011

Amenaza de dimisión de jefes de pediatría de La Fe

Los cirujanos dicen que la organización del nuevo hospital afecta a la calidad

P. FERRI / J. PRATS - Valencia - 17/05/2011

Los jefes de cirugía pediátrica del hospital La Fe de Valencia (hay una veintena entre las áreas quirúrgica y médica) amenazan con dimitir en bloque si no se garantiza el control de los servicios por parte de los especialistas en atención pediátrica para garantizar la mejor asistencia a los menores. El director gerente del hospital, Melchor Hoyos, limitó el problema "puntual" a dos servicios y a enfrentamientos personales.

El jefe clínico de Oftalmología Infantil, Miguel Harto, transmitió ayer a este diario que la decisión se ha acordado junto a los responsables de cirugía Pediátrica, Maxilofacial y Plástica, Ortopedia, Otorrinolaringología, Anestesia, Urología y Neurocirugía. Todos ellos critican que el antiguo hospital infantil de Campanar "se ha difuminado" al haberse integrado en el macrohospital de Malilla tras el traslado, lo que se ha traducido en una "pérdida de calidad" en la atención. Por ello, han decidido renunciar a sus puestos si no ven "una señal de que esto va para adelante" y se respeta la filosofía de trabajo construida a lo largo de 40 años en el antiguo pabellón infantil, basada en la especialización en la atención al paciente pediátrico.

El problema estriba en la subordinación de los servicios infantiles a las jefaturas de servicio del hospital general. La jubilación de algunos de los profesionales pediátricos con más prestigio que ocupaban jefaturas de servicio o de sección del antiguo infantil se ha aprovechado para amortizar las plazas o integrarlas en el organigrama del hospital general. Es lo que ha sucedido o lo que está previsto que suceda con futuras bajas, según fuentes del hospital, en oncología, ortopedia pediátrica, urología o radiología -ya no hay un jefe en infantil y el puesto se ha reconvertido en una más de las nueve secciones que dependen de radiología general-.

Esta dependencia funcional implica que los servicios, una vez centralizados, puedan fichar (al margen de la opinión de la sección infantil) a especialistas pediátricos para llevárselos a otras áreas de atención a adultos y se destinen al infantil profesionales con poca o nula experiencia con niños. Es lo que ha sucedido, sostienen los jefes de área, en cirugía plástica.

La Asociación en Defensa del Hospital Infantil ya advirtió del riesgo de que los servicios pediátricos quedaran sometidos al control de las especialidades del hospital general. Y de los problemas que de ello se podían derivar, ya que, como recuerda la presidenta de la asociación, Isabel Zamora, no es lo mismo atender a un niño que a un adulto. Y no solo a nivel médico, sino también por parte del personal de enfermería, técnicos y demás personal. La asociación recuerda que hay dos coordinadores (quirúrgico y médico) destinados a organizar la atención pediátrica. Sin embargo, la opinión que prevalece en buena parte de los casos, señalan, es la de los jefes de servicio del general (y así los intereses de la atención a adultos), por encima de estos coordinadores.

En una reunión celebrada el viernes, la asociación repasó otro de los grandes problemas surgidos tras el traslado. La integración del infantil en el nuevo macroedificio se ha traducido en "deficiencias estructurales" y tiene cada vez más repercusiones funcionales. Las distancias son tan extensas que se tarda siete minutos y medio desde la entrada de urgencias hasta el servicio de intensivos.

Además, sigue sin solucionarse la confluencia de pacientes pediátricos y adultos. "Hace poco me comentaron que coincidió en hemodiálisis un adulto sin piernas y ciego con un niño, los padres estaban espantados", apunta Isabel Zamora, "esto pasa todos los días". El director gerente de La Fe, Melchor Hoyos, negó tajantemente que existan problemas que afecten a la calidad en la atención y que se vaya a perder el carácter pediátrico en la atención infantil. En una conversación con este diario señaló que hoy remitirá un escrito "para que todos los movimientos de personal sean pactados por parte entre los coordinadores de las áreas infantiles y los jefes de servicio; y si no hay acuerdo, intervendrá la dirección".

http://www.elpais.com/est.pl?id=20110517elpval_1.Tes&fp=20110517&te=impresion&to=noticia&a=elpepiespval&k=2030009530.gif

© EDICIONES EL PAÍS S.L.

¡NIÑOS! ALGO VA MAL...EN LA NUEVA FE

La falta de memoria nos condena a repetir la historia. En este caso la memoria es la de los que llevan más de 35 años trabajando con niños en el Hospital La Fe. Confiar en que con la marcha de los que acumulan la experiencia y los logros se acabarán las percepciones negativas de la atención pediátrica en el hospital es acelerar la repetición de la historia. El resultado será andar de nuevo, o quizás ni tan siquiera andar, el camino de las conquistas del niño en su forma de entender la enfermedad y su proceso de curación y cuidado.

Se han tomado decisiones equivocadas, tenemos estructuras inadecuadas y, lo peor de todo, no existe un modelo que garantice que los pasos que se dan cada día estén centrados en la atención del niño.

Un 10 % de los niños atendidos en urgencias son hospitalizados. Esta es la principal vía de ingresos. La entrada a urgencias es única para adultos y niños (no lo era antes), el registro administrativo se realiza en un mostrador compartido y la sala de espera acristalada constituye una pequeña grada desde la que se es testigo accidental del ir y venir de pacientes adultos enfermos.

La gravedad de la enfermedad por la que el niño es traído a urgencias la establecen una enfermera y una auxiliar de pediatría en una consulta ubicada frente a la sala de espera. Los pacientes son clasificados y consiguientemente atendidos según un orden de prioridad por el pediatra. Cuando la megafonía reclama la entrada del niño se franquea la sólida puerta de incendios que separa el área de urgencias pediátricas del bullicioso lugar de paso de accidentados y enfermos graves que transportan las ambulancias, de camillas arrastradas por celadores, de guardias de seguridad que velan por mantener el orden, de familiares angustiados que han acudido tras una llamada inesperada, etc.

Una vez dentro, los espacios de atención no son más acogedores que los de cualquier consulta funcional, polivalente, aséptica, reducida y privada de intimidad (algunas disponen de ventanas diáfanas al exterior). Hemos perdido el juguete, el mural dibujado, el color..., capaces por sí solos de confortar al niño angustiado, distraer al niño asustado y proteger al niño frágil cuando llega a un lugar nuevo, desconocido y, a veces, hostil por las pruebas a las que se le somete.

Si el niño queda en observación pasará a una sala bien monitorizada, pero con escasa luz natural, de pequeñas dimensiones y poco funcional. El sillón para el papá o la mamá es de perfil bajo, no abatible. No hay lugar para dejar el bolso o la ropa del niño o cualquier otra pertenencia personal. Cuando durante la noche haya que encender la luz se iluminará toda la sala como invitando al resto de niños y familiares a participar de la revisión médica del niño encamado en el otro extremo de la sala o del cambio de gotero que haga la enfermera.

Nuestro hospital transmite una imagen imponente, inabarcable, impecable. El paso de las rutas aéreas de aproximación a Manises por la cara norte parecen querer poner sonido a su semejanza aeroportuaria. Los grandes aeropuertos, conscientes de su tamaño y servicios, han creado terminales bien intercomunicadas que responden a las necesidades de pasajeros y compañías. La entrada al hospital se nos antoja como el punto de partida incierto para el niño enfermo, que tendrá que embarcar por puertas que le alejen de los seres queridos y confiar su destino a profesionales desconocidos pero bien preparados y muy sensibles a sus necesidades. Nuestra antigua Fe, aeropuerto internacional con terminales, ha pasado a ser de una terminal única y grande, muy grande. El Servicio de Radiología Pediátrica del Hospital Infantil La Fe de Campanar se ha integrado como una Sección en el rea de Imagen Clínica del nuevo Hospital, lo que ha generado diversos cambios estructurales y de dependencia funcional: pérdida de la anterior Jefatura de Servicio de Radiología Infantil, desaparición de la figura de Supervisión única para todo el ámbito de la radiología pediátrica, y unificación del área de Admisión y Citación para niños y adultos.

Por seguir con la analogía: entre otros destinos, nuestros pequeños viajeros deberán embarcarse en vuelos para capturar la imagen digital del interior de su cuerpo (el antiguo Servicio de Radiología Pediátrica). La ausencia de terminal específica para niños mezcla los circuitos de tránsito con los de adultos, dificulta el trabajo del personal que les atiende, y separa artificialmente las puertas de embarque para niños ambulatorios y hospitalizados con patología urgente. Los niños hacen cola para facturar (pedir citas), esperan y entran en cabinas (de exploración) iguales que las de los adultos, sin distractores ni adaptaciones cuya necesidad es superflua para estos pero imprescindibles para los pequeños.

La sala de exploraciones radiológicas urgentes de los niños es común con la de los adultos. Unos y otros esperan separados por un amplio y corto pasillo que facilita su encuentro visual pese a que algunos mayores estén aquejados de procesos patológicos o traumáticos graves. La proximidad a la puerta (de embarque) de urgencias aleja esta área radiológica de urgencias de las unidades de cuidados intensivos pediátrica y neonatal, ambas muy próximas al espacio físico destinado a la realización de las exploraciones pediátricas programadas no urgentes. La consecuencia directa es que los pacientes de esta zona de críticos que requieren exploraciones radiológicas urgentes en horario de tarde o noche recorren distancias considerablemente mayores que las que hacen por la mañana, al igual que ocurre con el equipo profesional que atiende a los niños en esta franja horaria.

Los viajes, mejor no improvisarlos. Y el viaje visual al interior del niño requiere más tiempo, sensibilidad, paciencia y compromiso con las dosis de irradiación que el que se hace con el adulto. Quizás por eso el personal que lo conduce debe tener una dedicación específica y estar concienzudamente entrenado.

Los niños que ingresan seguirán un largo trayecto hasta su habitación que puede alcanzar los 500 metros. La ubicación de la hospitalización pediátrica convencional en la segunda planta y de los neonatos y pacientes críticos en la primera podría parecer una concesión a la eficiencia y funcionalidad. Sin embargo, las salas de hospitalización están constituidas por un largo pasillo de 95 metros con habitaciones individuales a ambos lados, con puerta opaca, luz natural, baño, televisión, sillón abatible, sofá cama e intercomunicador pero sin telemonitorización. Con esta disposición, la presencia permanente de un adulto es necesaria y cuando este debe ausentarse no hay personal que lo pueda sustituir. Esta estructura arquitectónica exige que la tecnología obvie los inconvenientes físicos: historia clínica electrónica, terminales móviles de acceso rápido, redes inalámbricas, localizadores del personal sanitario y del paciente. La realidad es una historia electrónica muy deficiente con graves defectos de diseño, falta de terminales móviles y de acceso rápido, redes inalámbricas y de comunicación con falta de cobertura en múltiples áreas del hospital, un significativo número de sanitarios sin localizadores (teléfonos móviles corporativos) y los niños todavía sin pulseras electrónicas.

Si el niño tiene que ser operado, su viaje al quirófano no sólo será largo sino además con escalas. El equipo de celadores es doble: celadores de sala con rigurosa indumentaria blanca y celadores de quirófano con distinguida vestimenta verde. Lo que parece ser una idea brillante se traduce en tiempos de espera del equipo quirúrgico desconocidos hasta la llegada al nuevo hospital. La impaciencia de anestesistas y cirujanos ha llevado en más de una ocasión a movilizar al paciente al interior del quirófano cumplida la espera de cortesía que todos merecemos. El rendimiento de los tiempos de quirófano ha bajado pese a los excesivos recursos técnicos que sólo tienen su razón de ser si hay niño en la mesa quirúrgica que operar. El niño pasa de una cara desconocida a otra. El celador de verde no ha visto a los padres y el niño no ha visto a sus padres encomendarle el cuidado de su hijo. Y quien piense que la labor del celador es intrascendente se equivoca. No sólo marca los tiempos interquirúrgicos sino que contribuye decididamente a que la separación física de los padres sea más llevadera y menos angustiosa.

Nuestro país está a la cabeza del mundo en número de pacientes trasplantados. La Unidad de Trasplantes Pediátrica especialmente construida para este fin se inauguró en la antigua Fe hace más de una década. El traslado al nuevo hospital ha supuesto que el niño aislado prolongadamente tras recibir un trasplante no pueda contactar con todos sus seres queridos y significativos ahora que no existe pasillo perimetral o que la uniformidad de habitaciones para todo el hospital genere serios inconvenientes de acceso y control que estaban solucionados en las instalaciones de Campanar.

Nuestro hospital está concebido para potenciar la ambulatorización de la cirugía (Unidad de Cirugía Sin Ingreso o UCSI), la hospitalización en domicilio, el hospital de día y las consultas externas. Basados en ese deseo se han reducido significativamente las cunas en Neonatología y las camas en la sala de hospitalización quirúrgica.

En el primero de los casos es inevitable hacer comparaciones. Durante la segunda mitad de la década de los 90, el Hospital Infantil La Fe tuvo que crecer. Parte de este crecimiento supuso la ubicación de la sala de neonatos y cuidados intensivos neonatales en la primera planta del edificio de maternidad, justo encima de los paritorios. Salvados los inconvenientes de una acústica muy deficiente tras su puesta en funcionamiento, los espacios eran amplios, diáfanos, luminosos, alegres y funcionales. El nuevo hospital aporta espacios más reducidos, donde el Método Canguro (contacto directo del bebé con la piel de su madre mientras descansa en un sillón) se hace muy difícil; más oscuros y menos funcionales. La reducción de cunas no ha supuesto hasta el momento inconvenientes importantes. Sin embargo, la necesidad de cunas para niños que no puedan ser incluidos en el Programa de Alta Precoz Neonatal, enfrentará a los padres de los grandes prematuros a tenerse que trasladar, contra su deseo, al hospital más próximo a su domicilio o, como ha sido habitual en los últimos años, mantendrá al Servicio de Neonatología al borde del colapso.

La reducción de camas quirúrgicas es, por su parte, una bomba de relojería. La explosión de la misma cuenta con las prórrogas que le han concedido la demora en la puesta en funcionamiento de dos quirófanos de pediatría y el bajo rendimiento de los quirófanos por los tiempos interquirúrgicos prolongados. El efecto colateral es el engrosamiento de las listas de espera y el aumento del tiempo de espera una vez sentada la indicación quirúrgica.

Si hablamos de la UCSI, de nuevo es inevitable hacer comparaciones. El diseño de esta unidad en el antiguo hospital sumergía a niños y padres en el entorno azul del fondo marino, acompañados de los personajes de Disney de “Buscando a Nemo”. Una efectiva forma de distraer, aliviar y confortar al niño, angustiado antes de ser operado y dolorido después. El silencio que el personal de enfermería y auxiliar conseguían sorprendía a todo el que acudía a dar un alta. La nueva realidad ubica a los niños en una amplia sala aséptica, al final de un pasillo que conduce a las salas de UCSI de adultos. El niño distrae su mente, alivia su angustia y se siente confortado con la visión de adultos y ancianos, igual de angustiados y necesitados de consuelo, en su ida y vuelta al quirófano. Tras la intervención, la sala del despertar, donde el anestesista se asegura que el niño está en condiciones de volver a su cama, acoge a niños, adultos y ancianos, igual que lo hace un parque pero no como lo hace un colegio (por hacer analogía y hasta donde conocemos, no existe un centro educativo que aglutine la escuela infantil y los estudios universitarios en un mismo espacio, con el grado de integración que vive el hospital, como forma de avanzar en la enseñanza más eficiente). De vuelta a la UCSI, la falta de aislamiento en esta magnífica y polivalente área del hospital impide crear el ambiente sanatorial que tan envidiablemente bien conseguían las enfermeras y auxiliares de pediatría.

El Hospital de Día Pediátrico goza de las mismas “virtudes” que la UCSI. Entrada común desde el pasillo longitudinal de la cara norte en la primera planta o desde la entrada principal al hospital. Los dos hospitales de día del antiguo hospital ubicados en lugares diferentes para pacientes con riesgo infeccioso y con susceptibilidad de contagio respectivamente se han convertido en uno solo. La separación física actual de ambos la marca una línea imaginaria que el personal sanitario procura tener siempre presente. Los espacios luminosos y diáfanos capaces de alegrar la estancia durante los tratamientos, a veces de muchas horas, y favorecedores de la socialización, la empatía y la ayuda mutua se han convertido en habitaciones de 1 ó 2 camas que contribuyen a aislar y alargar los tiempos percibidos por el niño y sus familiares.

Si durante años se había hecho el esfuerzo de aglutinar las visitas a consultas externas de diferentes subespecialidades en un mismo día como respuesta a una demanda parental, hoy no es infrecuente que sean los mismos padres los que pidan fechas diferentes para las consultas. Los espacios, y con ellos los tiempos, se han multiplicado. Los ascensores de acceso son pequeños e insuficientes al haber convertido las consultas de pediatría en una parada obligada para los muchos adultos que intentan alcanzar su consulta entre la 3ª y la 7ª planta. A la salida del ascensor, nos espera una joven agradable que nos leerá la tarjeta, dispensará un ticket y explicará el funcionamiento de las consultas. La sala de espera, con vistas preciosas de la ciudad, a veces resulta pequeña. Las puertas de consulta están coronadas por pantallas planas que dirigen, en lenguaje encriptado, a los familiares a la consulta correspondiente. La atención del adulto que estas pantallas logran captar difícilmente es extensible a la del niño. El silencio que la visión de los Teletubbies, El Rey León o Hanna Montana conseguirían se añora tanto por niños como por padres y profesionales. Además, los tiempos de espera se han prolongado y el motivo es doble si excluimos la necesaria adaptación de los profesionales a un nuevo espacio. Por un lado, la historia clínica electrónica y, por otro lado, la ruptura de la dinámica de trabajo por la que los padres accedían a la consulta a través de la auxiliar y la enfermera. El primero ha convertido a los facultativos en secretarios además de médicos pero es un precio que hay que pagar porque son mayores los beneficios que los inconvenientes. Sin embargo, la historia clínica electrónica se ha construido de espaldas al niño. Así, sirva de ejemplo que no existen todavía, después de 5 meses de funcionamiento, tablas de peso y talla incorporadas que permitan monitorizar el correcto desarrollo corporal. El segundo imposibilita rentabilizar el tiempo del médico, aleja a la familia y al niño del resto del equipo pediátrico y priva de un espacio de atención pública a enfermeras y auxiliares.

En suma, y dejando multitud de aspectos sin comentar:

- decisiones equivocadas cuando no se potenció el Hospital Infantil de referencia de nuestra Comunidad para el siglo XXI,

- estructuras inadecuadas que determinan la forma de trabajar y disgregan a los que están centrados en el niño,

- falta de un modelo de atención pediátrica especializada que guíe las decisiones políticas.

ADEHI. 16 de Mayo 2011

http://adehi.blogspot.com/

11 may. 2011

REMONTAR EL VUELO

Ya han pasado más de 100 días desde el abandono del antiguo Hospital Infantil y de nuestra llegada a los pasillos y consultas del nuevo Hospital y nos hemos mantenidos callados. Por lo tanto nuestra buena voluntad de que las cosas se arreglaran ha quedado demostrada.

La primera consecuencia del traslado ha sido que paseamos más pero nos vemos menos y cada uno ha tratado de sobrevivir en este "aeropuerto¨creyendo que estaba solo.

Es hora pues, de reunirnos de nuevo y remontar el vuelo, para tratar de seguir reivindicando la EXISTENCIA DE UN VERDADERO HOSPITAL INFANTIL y tratar de mejorar las condiciones en este.

Los peligros de desaparición "anatómica" siguen evidenciándose y la independencia funcional no se termina de concretar por lo que los fundamentos de ADEHI siguen vigentes.


ADEHI

4 may. 2011

HOSPITAL INFANTIL

Hospital infantil La Fe

Dimarts, 03/05/2011

Levante-EMV

Carme Miquel

El nou hospital la Fe, inaugurat fa uns mesos a València és, segons publiciten, el més gran d´Europa. Una vegada més allò de «El burro grande, ande o no ande» es fa realitat al nostre país. El problema és que «gran» no és sinònim de «bo» ni d´«excel·lència». I com a mostra de no-bo no em referisc als incidents, fruit de la precipitació, haguts en l´edifici nou de La Fe com és una apagada de llum el primer dia de funcionament o la inundació produïda en la cuina uns dies després o la caiguda d´un fals sostre fa un mes. No, no em referisc a açò, em referisc a que en el disseny i execució d´eixe nou hospital s´oblidara l´hospital infantil quan en La Fe antiga estava funcionant des dels anys 70 i havia esdevingut un prestigiós centre de referència.
Són els propis professionals pediàtrics els que en el seu moment van alertar sobre aquesta situació i per donar resposta a les carències que preveien podien produir-se en l´atenció hospitalària a la població infantil, van fundar l´Associació en Defensa de l´Hospital Infantil (Adehi). Entre els seus objectius està el de treballar pel «..manteniment d´un l´hospìtal infantil de referència en la Comunitat Valenciana tal com ha vingut éssent el de La Fe» i «el manteniment de la màxima qualitat assistencial a partir d´una atenció pediàtrica necessàriament diferenciada de l´atenció al pacient adult».
Com deia en una entrevista el President de l´esmentada associació, doctor Cortina, es tracta de «... mantindre una forma de treballar on l´essència del funcionament és la comunicació, la interrelació, la proximitat, el treball en equip...». En aquesta manera de treballar es necessària la proximitat i «el nou hospital és com un aeroport, amb uns corredors tan llargs que els espais es difuminen...».
No és difícil entendre que l´atenció mèdica i sanitaria als xiquets, requereix unes condicions especials on, a més del rigor científic i professional, cal la calidesa d´un espai i unes relacions humanes que mitiguen la fredor del fet hospitalari. Les societats avançades i justes es distingeixen pel tractament prioritari i de qualitat que donen a la seua població infantil en tots els aspectes, bàsicament l´educatiu i el sanitari.

26 feb. 2011

SANIDAD YA ESTUDIA REFORMAR URGENCIAS DEL INFANTIL DE LA NUEVA FE

Los empleados alertan del peligro que supone que las ambulancias lleguen a la zona donde los niños juegan

PILAR G. DEL BURGO VALENCIA Empleados del hospital La Fe han alertado del peligro que conlleva que las puertas de urgencias de los SAMU y ambulancias, donde se reciben a los pacientes más graves como los quemados, grandes traumatismos, heridos de tráfico o infartados están localizadas en un espacio anexo a la sala de espera de urgencias pediátricas donde los niños, madres con carritos y abuelos utilizan para jugar o pasear, ya que la sala de espera es extraordinariamente pequeña.
Sin ir más lejos, este domingo dos niños se encontraron con un politraumatizado con todo el rostro ensangrentado. La transferencia desde la camilla de la ambulancia a la cama del hospital se realizó ante la atenta mirada de los dos menores que se encontraban a menos de dos metros del herido.
Las mismas fuentes calificaron de "escandaloso" que las urgencias vitales de pediatría, (en las que interviene un SAMU y hay riesgo de parada cardíaca para el niño) pasen necesariamente por la sala de espera de pediatría, donde el resto de niños que esperan para ser atendidos podrán ver cómo pasa ante ellos otro niño moribundo lleno de goteros y máquinas por todos los lados.
Familiares y sanitarios han criticado la exigua capacidad de la sala de espera de pediatría. De hecho, a mediodía del domingo se encontraba llena, con las madres y familiares paseando por el interior de las urgencias, al no disponer de sitio suficiente.
En este sentido, fuentes de la Conselleria de Sanidad informaron ayer que ya se estudia crear un nuevo espacio de cerca de 180 m2 para alojar la nueva sala de espera de urgencias infantiles.

El nuevo espacio se haría cubriendo un voladizo de la terraza de la cafetería contigua, lo que según apuntó la conselleria, permiritía ganar un nuevo espacio sin suprimir los ya existentes.
Cuando esta sala entre en funcionamiento, el actual espacio de espera se convertiría en zona de triaje de enfermos.
La propuesta se trasladó a los médicos y enfermeros de urgencias pediátricas que sugirieron esperar un poco para ver como evoluciona la asistencia durante los primeros día de puesta en funcionamiento.
"Al ser una consulta de rápida resolución no debería acumularse mucha gente en esa zona si se cumplen los circuitos y los requisitos de que haya solo un acompañante por niño y si lo que llega es una urgencia de verdad", indicaron fuentes de la conselleria.
Sanidad agregó que los equipos de la urgencia pediátrica no son partidarios de crear una gran sala si no es necesario, al existir los boxes de reconocimiento y las salas de triaje, y no quieren que la sala de espera se convierta en un área de espera de resultados o de visitantes, para lo que ya existen otras zonas. El primer domingo de funcionamiento de las urgencias infantiles (13 de febrero) se atendieron cien casos en doce horas.

Un edificio público que abre con licencia de actividad
El Ayuntamiento de Valencia concedió la licencia de actividad al nuevo hospital La Fe hace casi tres meses. La licencia, fechada el 26 de noviembre de 2010, llegó incluso antes de que el hospital iniciase el traslado de los pacientes, un hecho significativo porque es frecuente que en grandes infraestructuras de la administración los permisos se demoren. En el Palau de les Arts, Bomberos puso numerosos reparos al edificio. El Ágora, otro de los recintos de la Ciudad de las Artes, abrió provisionalmente sin licencia.
El permiso de actividad clasificada, según fuentes municipales, ha tardado un año en tramitarse por las magnitudes del nuevo hospital.

Sin embargo, los trámites administrativos no han acabado. El hospital deberá obtener en los próximos meses certificaciones sectoriales de los distintos servicios del ayuntamiento que seguirá realizando controles de seguridad y evacuación.

Levante-EMV. Martes, 22/02/2011

NO SE HAN TENIDO EN CUENTA MUCHAS DE LAS ADVERTENCIAS HECHAS POR ADEHI

QUEREMOS UN HOSPITAL INFANTIL EN LA NUEVA FE

El 18/02/09, ADEHI redactó un escrito firmado por 446 sanitarios del Hospital Infantil (de ellos, 133 son facultativos) que fue remitido a la Directora General de Asistencia Sanitaria. En él se concluía que, tras visitar el nuevo edificio, persistían los motivos de alarma que originaron la constitución de la Asociación y esta se sentía obligada a seguir defendiendo sus objetivos. En posteriores reuniones y una comparecencia del actual Director Gerente del Hospital La Fe, se confirmó que nadie había encargado al equipo de arquitectos diseñar un hospital infantil en el nuevo edificio. Y también que el proceso de eliminación de un hospital infantil sin ser sustituido por otro equivalente no se apoyaba en ningún modelo conocido.

ADEHI

Valencia, 17/05/2009

____________________________________________________________________________

LA NUEVA FE CARECE DE PLAN ESTRATÉGICO PARA LA PEDIATRÍA

La visita de la Nueva Fe, organizada por la Dirección del Centro, es una iniciativa valorada muy positivamente por los profesionales pediátricos…

Las inquietudes que generó dicha visita se le transmitieron al gerente y resto de equipo de dirección en una reunión informativa a la que acudió la mayoría de los trabajadores del Hospital Infantil.

Los indudables beneficios que aporta una obra nueva sólo lo son para y por los que está diseñada. Desgraciadamente la Nueva Fe no lo fue para los niños y adolescentes, ni por los que se ocupan de su cuidado.

Valencia, 28/05/2009

____________________________________________________________________________

NUEVO, DESINTEGRADO, HOSPITAL INFANTIL LA FE

Se dice que habrá circuitos diferenciados para niños y adultos. No es cierto. Por ejemplo: aunque sea cierto que las salas de espera sean diferenciadas, la entrada de urgencias será común. Otro ejemplo: el área de hemodiálisis estará incluida en la de adultos, con una sala diferenciada, pero con una entrada única, sin despacho o consulta para Nefrología Infantil y con supervisora de enfermería común. En estas condiciones será difícil que las plantillas sean diferenciadas.

Además, la hemodinámica infantil estará junto a la de adultos y los hospitales de día también junto con los de adultos.

09/06/2009

__________________________________________________________________________

ESTRUCTURA FUNCIONAL HOSPITAL INFANTIL LA FE

NECESIDADES:

Teniendo en cuenta lo referido hasta ahora y ante el reto del Nuevo Hospital destacan, al menos, las siguientes necesidades:

  • La estructura funcional expuesta precisa, para su cabal realización, de una estructura arquitectónica adecuada (un Hospital Infantil) que no está contemplada actualmente en el Nuevo Hospital, pero a la que no se puede ni se debe renunciar.

ADEHI

Valencia, 27/10/09

________________________________________________________________________

21 ene. 2011

Gestació del nou hospital La Fe, en el context de la Sanitat Valenciana

CARTELERA TURIA. Cartas a Spectra

EL HOSPITAL MÁS GRANDE DE EUROPA

14-01-2011

En el año 2001 —tras una orquestada campaña sobre lo viejo y obsoleto que estaba el hospital La Fe ubicado en la Avenida de Campanar de Valencia— la Conselleria de Sanitat anuncia su decisión de construir un nuevo hospital La Fe que sustituyera al actual. Pero, ¿por qué un hospital que sustituya y no uno que complemente? Se decide ubicarlo en el barrio de Malilla y se publicita como el hospital más grande de Europa. Pero, ¿para qué tan grande si cuenta con 200 camas menos y su cartera de servicios es la misma que en La Fe actual?
Con el anuncio de la construcción de la nueva Fe, comienza a desarrollarse “un cambio cultural en la organización” que quedará plasmado en el Plan Estratégico de la Conselleria de Sanitat. Los efectos de ese “cambio cultural” los vamos notando, paulatinamente, en nuestro hospital cuando se van privatizando diferentes servicios (externalización lo llaman ahora): cocinas, lavadero, mantenimiento, archivos de historias clínicas, se ceden espacios para empresas privadas como el caso de Eresa y su Resonancia Magnética, el Centro de Investigación va siendo absorbido progresivamente por el Instituto de Investigación Sanitaria Fundación La Fe, la creación de un nuevo departamento de salud de gestión privada, L’Horta-Manises, que asume seis centros de salud (con sus respectivos centros auxiliares) que antes pertenecían al departamento 7, a los que se suma también (desde mayo de este año) la zona básica de salud de Mislata. Se va allanando el camino para ir desintegrando poco a poco el departamento 7. De hecho ahora se llama departamento Valencia La Fe.
Actualmente, el 30% de la sanidad pública valenciana ya está privatizada. El proceso es lento pero demoledor, se trata de desmontar el sistema público sanitario, fragmentarlo para privatizar todo lo rentable e imponer en los servicios sanitarios públicos la gestión empresarial, es decir, objetivos de ahorro y rentabilidad económica. Pero, ¿a beneficio de quién? Debemos ser conscientes que con nuestros impuestos estamos pagando una sanidad que debe ser pública y en la que, sin embargo, empresas privadas obtienen beneficios y reparten pérdidas. Cogen lo mejor del negocio privado: lo que no es rentable no lo hacen, tienen la clientela asegurada y el pago por anticipado. Por ello, a pesar de la crisis, la iniciativa privada en el sector sanitario no deja de crecer. La maquinaria de marketing creada para extender el modelo está bien engrasada, la revista de Sanitat Salut i Força se encarga cada mes de cantar las excelencias de las gestiones privadas.
Aunque la gestión del nuevo hospital La Fe, dicen, que va a ser pública, los sectores que, ya en parte, están privatizados, se privatizarán totalmente (cocina, archivos, mantenimiento, centro de investigación, etc., sin olvidar el parking). Gestionar un hospital de referencia como La Fe no es rentable. Se privatizan, por medio de concesiones administrativas, hospitales secundarios de tamaño medio (Manises, Alzira, Denia, Torrevieja...) que siempre pueden recurrir a los públicos cuando no pueden o no quieren ocuparse de ciertos procesos o pacientes si los costes de éstos son elevados. De esta manera, la rentabilidad de las concesiones administrativas está asegurada y los beneficios para la empresa privada (Ribera Salud) que las gestione también.
El jefe del PP, Mariano Rajoy, ya ha dicho abiertamente que privatizará la sanidad, si llega a gobernar. Sus barones valencianos pretenden hacernos creer que defienden la sanidad pública, sin embargo, la van privatizando a trocitos.

Marina Daud Picó (València)


http://www.casmadrid.org/index.php?idsecc=noticias&id=2352&titulo=NOTICIAS