26 dic. 2010

ENTREVISTA: HÉCTOR CORTINA Ex jefe de servicio de Radiología del hospital infantil La Fe

"En Malilla no se ha pensado jamás en un hospital infantil"

JAIME PRATS - Valencia - 26/12/2010

Héctor Cortina nunca ha callado cuando creía que debía alzar la voz para defender la sanidad pública. No lo hizo al criticar la privatización de los diagnósticos con resonancia magnética de la red pública en el año 2000 -"un pelotazo", como denunció la Sociedad Española de Radiología- y tampoco en los últimos años al manifestarse en contra de la desaparición del hospital infantil de La Fe como entidad diferenciada. Recién jubilado, después de estar 30 años al frente de la radiología pediátrica del hospital infantil de La Fe de Valencia, en julio recibió la medalla de oro de la Sociedad Española de Radiología Médica. "Es un premio para el medio centenar de los trabajadores del servicio, a una forma de trabajar de muchos años", comenta.

Pregunta. ¿Qué supondrá la integración del infantil en el nuevo macrohospital La Fe del barrio de Malilla?

Respuesta. La pérdida de una marca, del hospital infantil de la Comunidad Valenciana. Con el agravio de que Madrid tiene cuatro: La Paz, Niño Jesús, 12 Octubre y Gregorio Marañón; y Barcelona dos: Vall d'Hebrón y Sant Joan de Deu.

P. ¿Por qué es tan importante contar con un hospital infantil diferenciado?

R. No se trata de tener un hospital infantil independiente y autosuficiente, sino de mantener una forma de trabajar. En el infantil, la esencia del funcionamiento es la comunicación, la interrelación, la cercanía. Los casos clínicos se debaten, se discuten, se tratan en equipo. Las patologías son complejas y, por ejemplo, requieren con frecuencia de un cirujano general, un cirujano maxilofacial, un radiólogo, un neonatólogo, un oncólogo... En esta forma de trabajo, la esencia es la proximidad, y el nuevo hospital es como un aeropuerto, con unos pasillos tan largos que los espacios se difuminan. Nunca fue diseñado para la atención pediátrica.

P. ¿No hay espacio unificado?

R. No. La segunda planta es para pediatría, pero, al contrario de lo que sucedía en el hospital en Campanar, nos encontramos con servicios de hemodiálisis, rayos, urgencias, hemodinámica, hospital de día o laboratorios para pacientes pediátricos en diferentes extremos del hospital. Hay una dispersión absoluta. La dirección responde que se recurra a la videoconferencia, ¡pero si la videoconferencia es para hablar con Cádiz!

P. ¿Y porqué no se han mantenido estos servicios unificados?

R. Cuando se comenzó a pensar en el diseño del hospital, hace 10 años, se nos comentó que la natalidad iba a la baja. Pero muy pronto se vio compensada con la inmigración. Además, se ha priorizado la eficiencia en el sentido de tener un hospital más rentable y compartir servicios para pacientes pediátricos y adultos. Ello ha supuesto que la atención pediátrica haya salido perdiendo, como nos ha llegado a reconocer el propio gerente, Melchor Hoyos.

P. Y ahora, ¿qué se puede hacer?

R. Conseguir las mejores condiciones con lo que hay. Se ha ganado un área de la segunda planta, la de pediatría, destinada inicialmente a atención psiquiátrica. Pero, sobre todo, hay que hacer hincapié en la estructura organizativa. En conseguir una dirección unificada de pediatría. Y, desde luego, seguir reivindicando un hospital infantil específico.

P. ¿En ello están los profesionales del infantil?

R. En ello están, pero marcha atrás. En junio de 2009, el secretario autonómico de la Consejería de Sanidad, Luis Rosado, se comprometió junto al gerente a que ningún paciente pediátrico sería atendido por profesionales que no fueran pediátricos. Además, se nos trasladó que el infantil tendría entidad propia y que sus especialidades no dependerían de las adultas. Pero de todo aquello, no hay nada claro.

P. ¿Y no se avanza?

R. Los pasos van en sentido contrario. En estos momentos, radiología pediátrica, por ejemplo, ya depende del servicio de radiología general. Lo mismo sucede en hemodinámica que tampoco dependerá de la dirección infantil. Nuestra percepción es que a medida que los referentes (Victoria Castel en oncología, Fernando García Ibarra en urología, Luis Miranda en Ortopedia...) se vayan jubilando, desaparecerá el peso de estas especialidades. Cuando Luis Miranda deje el servicio, ya está previsto que el jefe de ortopedia será quien nombre a alguien para ortopedia pediátrica. Lo que era una sospecha, se convierte en una realidad. La percepción que hay en el infantil es que nos han engañado y nos han mentido. No habrá ni dirección pediátrica unificada, ni atención exclusiva por profesionales pediátricos a los pacientes, ni la relación estrecha entre profesionales que permite que la asistencia a los pacientes sea la adecuada. En Malilla no se ha pensado jamás en un hospital infantil.

P. Otra guerra perdida fue la de tratar que las resonancias no se externalizaran.

R. La advertencia que hizo la Sociedad Española de Radiología de que iba a ser un despilfarro económico se ha cumplido. Se está gastando infinitamente más y con una frecuentación infinitamente superior. Ya advertimos de que se trataba de un pelotazo porque no había ningún control. Además, en 14 años hay una generación de profesionales de centros públicos valencianos que no ha hecho resonancias y en eso no hay marcha atrás.

P. ¿No se ha cansado de levantar la voz?

R. Creo que un profesional del sistema público debe tener muy claro que su compromiso es con la sociedad, no con la dirección de un hospital o con la consejería. Este es su único compromiso y su obligación consiste en denunciar lo que vaya en contra de la sociedad. La Administración, al parecer, prefiere personas que hagan de correa de transmisión.

14 dic. 2010

ASAMBLEA ADEHI

Hoy, 14/12/2010/ a las 13:30 horas, ha tenido lugar en el Hospital Infantil La Fe una asamblea de la Asociación en Defensa del Hospital Infantil (ADEHI)en la que:

1) Se ha constatado que todo el personal sanitario del hospital sigue colaborando escrupulosamente en el traslado que se está realizando, con el fin de minimizar en lo posible los inconvenientes que, sin duda, el propio traslado ocasionará.

2) Se ha valorado la conveniencia, o no, de interrumpir transitoriamente las manifestaciones de esta asociación (ADEHI)

3) Se ha procedido a la votación y, por mayoría absoluta, se ha acordado no suspender las manifestaciones (declaraciones, etc.)

4) Se ha concretado que, por el momento, las manifestaciones que se produzcan obviarán aquellos problemas que puedan ser atribuibles al propio proceso de traslado y se circunscribirán a los aspectos genéricos de la asistencia pediátrica en el hospital que, desde hace más de un año, venimos reivindicando.

13 dic. 2010

DE LA ATENCIÓN CENTRADA EN EL NIÑO A LA ATENCIÓN CENTRADA EN LA GESTIÓN

La estructura física y organizativa del nuevo Hospital La Fe-Malilla pone de manifiesto graves deficiencias que no mejoran la situación del actual Hospital La Fe-Campanar.

Hace algo más de un año se fundó la Asociación en Defensa del Hospital Infantil (ADEHI) como respuesta de los profesionales a estas carencias, que supondrán un deterioro de la atención del niño en el nuevo centro. ADEHI pretende transmitir esta inquietud a la población animándola a reclamar mejoras una vez constate de primera mano aquello que venimos advirtiendo.

Dispersión física. La ubicación de las consultas externas y el área de hospitalización pediátricas en la segunda planta parece reducir el riesgo de circuitos compartidos con los pacientes adultos. Sin embargo, la dimensión horizontal del hospital dificulta el contacto entre los profesionales sanitarios para la atención directa compartida e incrementa los tiempos de desplazamiento para visitar a pacientes hospitalizados, cuya agrupación no está hecha por especialidades sino por grupos de edad. A esto hay que añadir que otras áreas pediátricas como son la radiología pediátrica, hemodiálisis, hemodinámica, hospital de día, cuidados intensivos, etc. están ubicadas junto a las correspondientes de adultos en los extremos de este vasto hospital que algún directivo ha comparado con un aeropuerto.

Dispersión organizativa. Tanto profesionales como usuarios coinciden en que la coordinación de los sanitarios que tratan un mismo niño es piedra angular para evitar errores y abordar integralmente los problemas de salud. El nuevo modelo organizativo desgaja áreas pediátricas que han estado íntimamente relacionadas, haciéndolas depender ahora de las áreas de asistencia del adulto. Es el caso de la radiología pediátrica, que pasa a ser una sección del área de la imagen. La resolución de los problemas o disfunciones que puedan surgir: por ejemplo, en la atención coordinada del niño hospitalizado en pediatría, intensivos pediátricos o cirugía pediátrica que requiere anestesia general para la realización de una tomografía computarizada y que exige la coincidencia del radiólogo pediátrico, anestesista pediátrico, cirujano pediátrico o pediatra en un mismo tiempo y lugar; dotados, además, de capacidad decisoria, o lo que es lo mismo, de autonomía de gestión. La dependencia jerárquica de áreas diferentes, especialmente si su tamaño e intereses son muy amplios como el área de la imagen, reduce necesariamente la eficiencia y consecuentemente la calidad de la asistencia.

Hace más de un siglo, la búsqueda de la atención centrada en el niño encontró en los hospitales pediátricos la forma más eficiente de prestarla. Hoy, sigue siendo la respuesta idónea al reto de la mejora de la salud pediátrica en las sociedades más avanzadas. En el nuevo Hospital La Fe-Malilla se fragmenta en áreas de gestión lo que hasta ahora se aglutinaba entorno al motivo de nuestra existencia como pediatras: el niño; en particular, el niño enfermo.

DE L'ATENCIÓ CENTRADA EN EL XIQUET A L'ATENCIÓ CENTRADA EN LA GESTIÓ

L'estructura física i organitzativa del nou Hospital La Fe-Malilla posa de manifest greus deficiències que no milloren la situació de l'actual Hospital La Fe-Campanar.

Fa un poc més d'un any es va fundar l'Associació en Defensa de l'Hospital Infantil (ADEHI) com a resposta dels professionals a estes carències, que suposaran un deteriorament de l'atenció del xiquet en el nou centre. ADEHI pretén transmetre esta inquietud a la població animant-la a reclamar millores una vegada constate de primera mà allò que advertim.

Dispersió física. La ubicació de les consultes externes i l'àrea d'hospitalització pediàtriques en la segona planta pareix reduir el risc de circuits compartits amb els pacients adults. No obstant això, la dimensió horitzontal de l'hospital dificulta el contacte entre els professionals sanitaris per a l'atenció directa compartida i incrementa els temps de desplaçament per a visitar pacients hospitalitzats, l'agrupació dels quals no està feta per especialitats sinó per grups d'edat. A açò cal afegir que altres àrees pediàtriques com són la radiologia pediàtrica, hemodiàlisi, hemodinàmica, hospital de dia, vigilància intensiva, etc. estan ubicades junt amb les corresponents d'adults en els extrems d'este vast hospital que algun directiu ha comparat amb un aeroport.

Dispersió organitzativa. Tant professionals com usuaris coincidixen que la coordinació dels sanitaris que tracten un mateix xiquet és pedra angular per a evitar errors i abordar integralment els problemes de salut. El nou model organitzatiu separa àrees pediàtriques que han estat íntimament relacionades, fent-les dependre ara de les àrees d'assistència de l'adult. És el cas de la radiologia pediàtrica, que passa a ser una secció de l'àrea de la imatge. La resolució dels problemes o disfuncions que puguen sorgir: per exemple, en l'atenció coordinada del xiquet hospitalitzat en pediatria, intensius pediàtrics o cirurgia pediàtrica que requerix anestèsia general per a la realització d'una tomografia computarizada i que exigix la coincidència del radiòleg pediàtric, anestesista pediàtric, cirurgià pediàtric o pediatre en un mateix temps i lloc; dotats, a més, de capacitat decisòria, o el que és el mateix, d'autonomia de gestió. La dependència jeràrquica d'àrees diferents, especialment si la seua dimensió i interessos són molt amplis com l'àrea de la imatge, reduïx necessàriament l'eficiència i conseqüentment la qualitat de l'assistència.

Fa més d'un segle, la busca de l'atenció centrada en el xiquet va trobar en els hospitals pediàtrics la forma més eficient de prestar-la. Hui, continua sent la resposta idònia al repte de la millora de la salut pediàtrica en les societats més avançades. En el nou Hospital La Fe-Malilla es fragmenta en àrees de gestió el que fins ara s'aglutinava entorn al motiu de la nostra existència com a pediatres: el xiquet; en particular, el xiquet malalt.

CONCENTRACIÓ 13/12/2010

12 dic. 2010

COL·LABORACIÓ DE: CASmadrid.org


CASmadrid.org: Coordinadora Anti-Privatización de la Sanidad Pública de Madrid.

Hemos subido vuetra noticia.




10 dic. 2010

NOTICIA EN LEVANTE EMV: 10/12/2010

Los pediatras de La Fe se harán una foto de apoyo al viejo hospital y de rechazo al nuevo

Los especialistas afirman que el nuevo centro del Bulevar Sur se ha construido sin pensar en los niños

P. G. DEL BURGO VALENCIA Pediatras especialistas del Hospital Infantil La Fe protagonizarán el próximo lunes, 13 de diciembre, una concentración testimonial a las 8,30 horas en las escaleras del edificio para hacerse "la última foto" colectiva para ratificar así su apoyo al concepto de hospital infantil y manifestar su discrepancia con la organización de la asistencia pediátrica que habrá en el nuevo hospital del Bulevar Sur.
La presidenta de la Asociación en Defensa del Hospital Infantil (Adehi), Isabel Zamora, declaró ayer a Levante-EMV que la negociación con el director del hospital, Melchor Hoyos, está estancada. "Nos vamos a ir del hospital infantil de la avenida de Campanar pero vamos a seguir peleando porque no se cumple nada de lo que prometieron ni de lo que pedimos".
La portavoz de esta asociación, que reúne a 300 especialistas, expresó que Melchor Hoyos les había comunicado que "replantear el proyecto supondría un retraso importante que impediría a los valencianos disfrutar a tiempo del hospital", lo que la presidenta interpretó como "que la apertura del nuevo hospital no podrá ser rentabilizada para las elecciones (autonómicas)".
Los pediatras se oponen a que los niños compartan circuitos asistenciales como el de urgencias, hospitalización y consultas externas con los adultos. "Es lo contrario de lo que acaban de hacer en el Peset y en el General, donde los niños tienen una entrada especial en urgencias".
También se oponen los pediatras a que las enfermeras sean las mismas de los adultos y de los niños, ya que las de los menores requieren una especialización concreta. Servicios como el Hospital de Día, donde irán los niños de oncología, disgustan a los profesionales, "los oncólogos dicen que es vergonzoso, que son cuartitos sin luz, pequeños y estrechitos y con un espacio similar o, incluso inferior, al que existe en Campanar", comentó Isabel Zamora, que precisó que la solución que se ha dado es que cuando los niños no quepan los lleven al Hospital de Día de adultos. "El nuevo hospital se construyó sin pensar en los niños", agregó la presidenta de Adehi.

INFORMACIÓN LEVANTE EMV: 09/12/2010

Nuevo hospital

Pediatría, junto a enfermos psiquiátricos en la nueva Fe

Un centenar de médicos advierte de las "graves limitaciones" arquitectónicas para la atención infantil

PILAR G. DEL BURGO VALENCIA Más de un centenar de pediatras del hospital Infantil La Fe han avalado con su firma un escrito en el que lamentan las "graves limitaciones" que la estructura arquitectónica del nuevo hospital La Fe impondrá a la asistencia integral pediátrica que en la actualidad prestan en el hospital Infantil de la Avenida de Campanar.
Los pediatras han emitido un comunicado para explicar las razones de su descontento. Entre las "graves limitaciones", destacan la reducción de más del 50% de las camas pediátricas actuales, y la falta de circuitos asistenciales independientes de niños y adultos.
Otra de las quejas de los especialistas alude a la carencia de estructuras básicas de atención a los niños en el área de urgencias y en las de hospitalización, así como la ausencia de espacios específicos para unidades especiales, como la Unidad de Trasplantes.
Se quejan los pediatras hospitalarios de que tendrán que compartir salas de trabajo y docencia con otras áreas asistenciales de adultos por la falta de previsión de las mismas y critican la inapropiada ubicación del área pediátrica, adyacente al área de psiquiatría de adultos.
En el escrito que en tan solo 24 horas firmaron 110 pediatras del hospital La Fe, los especialistas destacan la "inadecuada dimensión de los espacios en las áreas de asistencia ambulatoria y de hospitalización, por citar solo unas cuantas".
"Los efectos que estas deficiencias pueden producir en la calidad de la asistencia prestada, especialmente en el confort del niño y de sus familiares y la eficiencia en el asistencia, han alarmado a los profesionales que trabajan o han trabajado en el hospital Infantil La Fe desde su creación", según expresó la presidenta de la Asociación en Defensa del Hospital Infantil La Fe, Isabel Zamora.
La portavoz de esta organización indicó que "sin haber dejado de responder a las consultas realizadas por los responsables del desarrollo del nuevo hospital y conscientes de la responsabilidad ética que conlleva el conocimiento de estas deficiencias, necesariamente subsanables, y acuciados por el reducido tiempo disponible constituyeron esta asociación (el 18 de diciembre de 2008) de la que ya forman parte 298 pediatras de la Comunitat Valenciana, la mayoría del propio hospital Infantil La Fe.
Los objetivos de la entidad asociativa son defender el mantenimiento de un hospital infantil de referencia en el ámbito de la Comunitat Valenciana, "tal como ha venido siendo el Hospital Infantil La Fe de Valencia".
En segundo lugar, la asociación propugna defender la máxima calidad asistencial a partir de una atención pediátrica "necesariamente diferenciada de la atención del paciente adulto tanto en la vertiente funcional como estructural".
La tercera reivindicación que plantean como organización es mantener y promover las especialidades pediátricas médicas y quirúrgicas, "con el fin de ofrecer la mejor asistencia a las distintas patologías específicas del niño y del adolescente, especialidades que además -agregan- son imprescindibles para la adecuada formación de los futuros pediatras".
Los especialistas lamentan que el Hospital Infantil pasará a denominarse Pabellón Infantil, lo que entraña una pérdida progresiva de autonomía y posibilidades de crecimiento que había en las áreas específicas de pediatría y de especialidades quirúrgicas. Algunos de los servicios afectados serán Salud Mental Infantil, Ortopedia y Traumatología Infantil, Otorrinolaringología Infantil, Urología Infantil...
"La pediatría del nuevo hospital La Fe se estructurará como un servicio más dentro de un hospital general, compartiendo servicios que desde su creación han sido propios y han permitido la atención integral del niño", agrega la presidenta.
Los especialistas afirman que esta decisión de estructurar la atención infantil como una más dentro del edificio, conllevará la pérdida irremediable del único hospital pediátrico que hay en la Comunitat Valenciana.

9 dic. 2010

CONVOCATÒRIA CONCENTRACIÓ DILLUNS 13/12/10

El proper dilluns, dia 13/12/2010, a les 08:30 hores, està convocada una CONCENTRACIÓ a les escales d'entrada de l'HOSPITAL INFANTIL LA FE. ¡Acudiu!


El próximo lunes, día 13/12/2010, a las 08:30 horas, está convocada una CONCENTRACIÓN en las escaleras de entrada al HOSPITAL INFANTIL LA FE. ¡Acudid!

ADEHI

8 dic. 2010

Información en "El País" 08/12/2010.

El País. 08/12/10.

LOS PROBLEMAS DEL MAYOR TRASLADO HOSPITALARIO

El servicio de pediatría critica la organización de La Fe

La OMS defiende un espacio propio para niños hospitalizados

PABLO FERRI - Valencia - 08/12/2010

Los responsables de pediatría del hospital La Fe de Valencia se reunieron ayer con el gerente del centro, Melchor Hoyos, para exponerle sus críticas sobre la manera en que se piensa organizar el servicio una vez se traslade a las nuevas instalaciones del hospital en el barrio de Malilla. La principal queja atañe a la pérdida de un espacio independiente para pediatría, un pabellón dedicado exclusivamente a los pacientes infantiles como ocurría hasta ahora en el viejo hospital de Campanar. En el centro nuevo, inaugurado la semana pasada, el área de atención infantil funcionará en la segunda planta de la torre dos, junto a la unidad de trastornos alimentarios del área de psiquiatría y la de transplantes. "No se trata de un hospital infantil como nos quieren vender", censuraba ayer Isabel Zamora, jefa del servicio de Nefrología infantil. "Ahora será un pasillo larguísimo dentro de un hospital gigantesco, con menos consultas externas, menos camas y los servicios más desperdigados", añadió. El área de infantil se muda al nuevo complejo en un mes.

Además de perder un espacio propio, los responsables de pediatría tampoco comparten la decisión del hospital de integrar servicios infantiles en unidades de adultos.

Por poner un ejemplo, el hospital infantil ofrecía hasta ahora un servicio de cardiología exclusivamente para niños, la unidad de hemodinámica. En el traslado, esta unidad, que entre otras cosas se encarga de la implantación de catéteres, quedará integrada en la de adultos. Esto implica que el personal de enfermería que la atienda tratará tanto a niños como a mayores, cosa que ocurrirá también con otros servicios que cerrarán franquicia en el area de pediatría para integrarse en la unidad general. Es el caso del hospital de día o la unidad de radiología. "Obviamente, no es lo mismo tratar a un niño que a un adulto", matizó la responsable de nefrología infantil, Isabel Zamora. No lo dice ella, lo dice el Parlamento Europeo en la Carta Europea de los Niños Hospitalizados aprobada en mayo de 1986 bajo la recomendación de la OMS: El niño tiene derecho "a ser hospitalizado junto a otros niños, evitando todo lo posible su hospitalización entre adultos".

Zamora y sus colegas del hospital infantil (los jefes de las secciones de oncología, urgencias, endocrinología, cardiología o neonatología, entre otros) mantuvieron ayer una reunión con el gerente del centro, Melchor Hoyos. Le trasladaron sus quejas y se comprometieron a ponerlas por escrito para volver a reunirse en 10 días. La dirección pretende encauzar las críticas dentro de lo posible, esto es, practicar los cambios que los profesionales estimen necesarios sin tocar la arquitectura del complejo o la estructura organizativa básica. Es decir, que están abiertos a negociar la configuración del área de pediatría, pero bajo ningún concepto la Consejería de Sanidad, que dirige Manuel Cervera, se planteará la construcción de un edificio independiente o cambios organizativos profundos. Hoyos argumentó tras la reunión que sí, que "el área de Infantil es la más afectada por el cambio de modelo", pero que piensa que las dudas obedecen a cierto "miedo" o "incertidumbre". "Yo creo", reflexionó, "que muchos de los casos que parecen incoherentes no lo van a ser finalmente. Es verdad que ahora el pabellón infantil es una caja de cerillas y está todo muy cerca. Y vale que en Malilla estará todo un poco más lejos, pero...".

Los trabajadores de pediatría han insistido en la pérdida del espacio propio. "Hasta ahora un niño entraba en el pabellón y no tenía que ver adultos. Se encontraba un entorno amable y familiar y todo estaba cerca", critica Zamora. "Ahora no", añade, "ahora muchos servicios [como el de hemodinámica pediátrica comentado antes] están integrados en unidades de adultos y están más lejos de nuestra zona o de cuidados intensivos". "El servicio, obviamente, se va a resentir", asume. Otro ejemplo: cuando la doctora Zamora se traslade al nuevo hospital, la unidad de hemodiálisis pediátrica formará parte de la de adultos, por lo que tendrá que andar 850 metros entre pediatría y la torre seis del complejo.

Además de las distancias, la falta de auxiliares de enfermería especializados en infantil y la pérdida de un espacio propio con todos los servicios a tiro de piedra, pediatría critica que tienen menos camas y consultas externas. "Y el control de enfermería estará al final del pasillo", recuerda Zamora. En el pabellón infantil, las habitaciones lo rodeaban.

19 jul. 2010

PROMESAS INCUMPLIDAS

Nota desprès de visitar l’hospital La Fe de Malilla (La nova Fe)
Ja feia temps que no escrivíem cap cosa a aquesta pàgina i pensem que tots vosaltres, tots els que ens heu donat suport mereixeu estar informats .
Ningú no ens ha convençut que un hospital infantil no siga necessari al nostre país. El que passa és que em vist que de cap manera van a construir-ne un a hores d’ara. Ens van prometre una independència funcional i ens van encomanar treballar per tal d’organitzar el nou organigrama. Diversos esdeveniments succeïts als últims mesos però, ens han obert els ulls. Tindrem un servei o àrea de pediatria independent i moltes coses compartides amb els adults. L’abast de les actuals especialitats pediàtriques no sabem com quedarà. Companys capdavanters en la lluita per l’hospital infantil dins d’aquesta associació (ADEHI) han decidit jubilar-se, malgrat la il•lusió i dedicació que estaven posant en la defensa de l’Infantil. Ningú dels directius no els ha animat a romandre.
Avui hem tingut l’avinentesa de visitar les obres del nou hospital. Mai no hi havíem estat. El lloc a conèixer per tal de preparar el trasllat era l’hospital de dia. Hem tornat decebuts, trists, indignats i estabornits. Nosaltres sabíem que la distribució no semblava gens a la que haurien desitjat i hauríem considerat idònia i funcional. Tot i això, la visita al lloc ha sigut traumatitzant: “l’hospital de dia de xiquets és xicotet, amb uns recursos inferiors al actuals, fosc, molt fosc, orientat a l’oest i ple d’ envasos”. Sembla una cau i potser quan es farà la separació prevista en 2 àrees (1 separada per als malalts immunosuprimits com cal) semblarà un trist minilaberint. “Des del control d’infermeria no es podran veure els xiquets, si més no les seues cares”.
Nosaltres havien advertit mil vegades, des de fa temps la convinença de ser un espai obert, sense parets interiors. La resposta sempre ha sigut que el disseny és inamovible.
El que ha resultat més sagnant ha sigut veure els 3 hospitals de dia d’adults, contigus al nostre però amb la distribució que nosaltres hem reivindicat sempre. En són grans, diàfans i amb la distribució que hem considerat com idònia. Si mirem de nou els plànols després de visitar les obres, ens crida l’atenció aquesta diferència. Sembla que l’hospital de dia per a xiquets és un afegitó ubicat a un espai que inicialment puguera tindre un altre destí.
La nostra indignació és molt gran i ens trobem amb el dret de demanar una explicació, de demanar responsabilitats a aquest desgavell i de tractar d’evitar que els xiquets tinguen aquest tracte de segona classe en un futur molt pròxim.


Nota después de visitar el nuevo hospital La Fe de Malilla
Hace tiempo que no escribimos en esta página y hemos pensado que todos los que nos habéis dado vuestro apoyo mereceis una explicación.
Nadie nos ha convencido de que un hospital Infantil no sea una necesidad en nuestra comunidad, pero sí de que a pesar de nuestra lucha, la edificación era inamobible. Se nos prometió una independencia funcional, es decir que toda la atención médico-quirúrgica del niño estaría en manos de especialistas pediátricos. Debíamos trabajar para dearrollar todo el organigrama y a ello nos dedicamos. Sin embargo, esto también ha quedado en agua de borrajas. Tendremos un espacio físico para niños y pediatras, pero el alcance de todas las especialidades pediátricas que ahora existen, no sabemos en el futuro cual será. Compañeros pioneros en la lucha por el hospital infantil dentro de esta asociación (ADEHI) han decidido jubilarse, a pesar de la ilusión y dedicación que pusieron en la defensa del Infantil. Ningún directivo les ha animado a permanecer.
Hoy hemos tenido la oportunidad de visitar las obras del nuevo hospital. Debíamos conocer el “hospital de día” para empezar a trabajar en la organización del traslado. Hemos vuelto decepcionados, tristes, indignados y sorprendidos. Sabíamos que la distribución no era la que desde hace tiempo estamos reivindicando por considerarla idónea y funcional. A pesar de ello la decepción al verlo al natural ha sido enorme. Veníamos de ver parte del H. de día de adultos (3 áreas contíguas) que tiene precisamente la distribución que creemos adecuada, es diáfano y muy luminoso y hemos entrado en el pediátrico donde hemos encontrado todo lo contrario. “El hospital de día pediátrico es muy pequeño, lleno de tabiques internos y muy oscuro”. Casi parece una cueva y cuando se divida en 2 áreas, lo que es mandatario (para separar los inmunodeprimidos) es posible que parezca un mini-laberinto oscuro. “Desde el control de enfermería no se verán los niños, al menos sus caritas.
El contraste con el gran hospital de adultos ha sido espeluznante y si tras la visita volvemos a mirar los planos, es inexplicable. No puede ser tan diferente y tan inadecuado. Sólo encontramos como explicación, que dicha área tuviese inicialmente otro destino.
Estamos indignados y pedimos una explicación así cómo saber quien es el responsable de este desastre. Debemos solicitar una reconsideración, un cambio, para evitar que los niños tengan un trato inadecuado en la nueva fe.