26 feb. 2011

SANIDAD YA ESTUDIA REFORMAR URGENCIAS DEL INFANTIL DE LA NUEVA FE

Los empleados alertan del peligro que supone que las ambulancias lleguen a la zona donde los niños juegan

PILAR G. DEL BURGO VALENCIA Empleados del hospital La Fe han alertado del peligro que conlleva que las puertas de urgencias de los SAMU y ambulancias, donde se reciben a los pacientes más graves como los quemados, grandes traumatismos, heridos de tráfico o infartados están localizadas en un espacio anexo a la sala de espera de urgencias pediátricas donde los niños, madres con carritos y abuelos utilizan para jugar o pasear, ya que la sala de espera es extraordinariamente pequeña.
Sin ir más lejos, este domingo dos niños se encontraron con un politraumatizado con todo el rostro ensangrentado. La transferencia desde la camilla de la ambulancia a la cama del hospital se realizó ante la atenta mirada de los dos menores que se encontraban a menos de dos metros del herido.
Las mismas fuentes calificaron de "escandaloso" que las urgencias vitales de pediatría, (en las que interviene un SAMU y hay riesgo de parada cardíaca para el niño) pasen necesariamente por la sala de espera de pediatría, donde el resto de niños que esperan para ser atendidos podrán ver cómo pasa ante ellos otro niño moribundo lleno de goteros y máquinas por todos los lados.
Familiares y sanitarios han criticado la exigua capacidad de la sala de espera de pediatría. De hecho, a mediodía del domingo se encontraba llena, con las madres y familiares paseando por el interior de las urgencias, al no disponer de sitio suficiente.
En este sentido, fuentes de la Conselleria de Sanidad informaron ayer que ya se estudia crear un nuevo espacio de cerca de 180 m2 para alojar la nueva sala de espera de urgencias infantiles.

El nuevo espacio se haría cubriendo un voladizo de la terraza de la cafetería contigua, lo que según apuntó la conselleria, permiritía ganar un nuevo espacio sin suprimir los ya existentes.
Cuando esta sala entre en funcionamiento, el actual espacio de espera se convertiría en zona de triaje de enfermos.
La propuesta se trasladó a los médicos y enfermeros de urgencias pediátricas que sugirieron esperar un poco para ver como evoluciona la asistencia durante los primeros día de puesta en funcionamiento.
"Al ser una consulta de rápida resolución no debería acumularse mucha gente en esa zona si se cumplen los circuitos y los requisitos de que haya solo un acompañante por niño y si lo que llega es una urgencia de verdad", indicaron fuentes de la conselleria.
Sanidad agregó que los equipos de la urgencia pediátrica no son partidarios de crear una gran sala si no es necesario, al existir los boxes de reconocimiento y las salas de triaje, y no quieren que la sala de espera se convierta en un área de espera de resultados o de visitantes, para lo que ya existen otras zonas. El primer domingo de funcionamiento de las urgencias infantiles (13 de febrero) se atendieron cien casos en doce horas.

Un edificio público que abre con licencia de actividad
El Ayuntamiento de Valencia concedió la licencia de actividad al nuevo hospital La Fe hace casi tres meses. La licencia, fechada el 26 de noviembre de 2010, llegó incluso antes de que el hospital iniciase el traslado de los pacientes, un hecho significativo porque es frecuente que en grandes infraestructuras de la administración los permisos se demoren. En el Palau de les Arts, Bomberos puso numerosos reparos al edificio. El Ágora, otro de los recintos de la Ciudad de las Artes, abrió provisionalmente sin licencia.
El permiso de actividad clasificada, según fuentes municipales, ha tardado un año en tramitarse por las magnitudes del nuevo hospital.

Sin embargo, los trámites administrativos no han acabado. El hospital deberá obtener en los próximos meses certificaciones sectoriales de los distintos servicios del ayuntamiento que seguirá realizando controles de seguridad y evacuación.

Levante-EMV. Martes, 22/02/2011