19 may. 2011

Hoy, a las 13:30h, concentración en La Fe (Malilla)


¡Niños! ... Algo va mal en la Nueva Fe


La falta de memoria nos condena a repetir la historia.


1) El Hospital Infantil ha sido difuminado en la inmensidad de los pasillos del Hospital Universitario y Politécnico La Fe. Y el personal dedicado al cuidado del niño ha sido dispersado.

Resultado:

- entorpecimiento de la atención.

- malestar de los profesionales.

- desorientación e impotencia de aquellos a los que atendemos.


2) La estructura física y organizativa no está centrada en el niño y no hace sino reflejar un modelo caduco de atención al niño:

- entrecruzamiento de niños y adultos desde que entran al hospital: consultas externas, hemodiálisis, hospital de día, ingreso desde urgencias…


3) Áreas y personal sanitario polivalentes:

- desprecio a la especialización que el avance del conocimiento y la modernización de la sociedad han hecho imprescindible.


4) La uniformidad de continente y contenido no responde a la diversidad de necesidades de los enfermos, en especial de los niños. El niño y su familia necesitan espacios propios, específicamente adaptados y próximos, merecen personal especializado, y desean continuidad de la atención que reciben.


5) La pérdida de estilos de atención, entornos específicos adaptados, espacios físicos, canales de participación y comunicación han generado indignación, incomprensión y la necesidad de reaccionar por responsabilidad ética ante la sociedad en general y los niños en particular.


6) El hospital no ha cubierto las expectativas que pudieron crearse cuando constatamos que:

- Los niños ven entrar accidentados mientras esperan a ser atendidos en urgencias.

- Comparten ascensor con adultos y ancianos enfermos.

- Realizan largos viajes dentro del hospital para ser tratados o estudiados.

- Las madres de los recién nacidos ingresados no pueden practicar el método canguro por falta de espacio.

- Los largos pasillos de hospitalización dificultan la supervisión de los niños y la respuesta del personal.

- La atención en consultas externas no la puede dar el equipo formado por el pediatra, la enfermera y la auxiliar.

- El niño trasplantado no puede ver más que al familiar que le acompaña en la habitación.

- La organización funcional asimila los especialistas de niños a los servicios de adultos.


Dinos qué has constatado que te haga pensar que necesitamos un Hospital Infantil de hecho y no de nombre.


ASOCIACIÓN EN DEFENSA DEL HOSPITAL INFANTIL LA FE-ADEHI-

http://adehi.blogspot.com/